aguas-grises-para-regar-cultivos

Aguas grises: qué son y cómo reutilizarlas

La mayoría de las personas no están familiarizadas con el término aguas grises. Cuando hablamos de ello, nos referimos a todas aquellas aguas no potables provenientes de la lavadora, la cocina, el lavabo o la ducha. Son un punto intermedio entre el agua potable y las aguas negras, que son aquellas que contienen materias fecales. Este tipo de agua, que a primera vista podría resultar inservible, puede ser fácilmente reutilizable, algo que nos proporciona grandes beneficios.

Las aguas grises tienen un grandísimo valor para la horticultura. Al ensuciarse, el agua “atrapa” nutrientes como el nitrógeno, el potasio o fósforo. Por lo tanto, las aguas grises, que son contaminantes para los ríos, los lagos o los mares, se convierten en un complemento ideal para los cultivos.

Dependiendo de dónde vayamos a reutilizar las aguas grises, se pueden utilizar algunos filtros que favorecen la retención de determinadas sustancias. Por ejemplo, en el caso de la jardinería hay filtros que se pueden instalar en la cocina y atrapan las grasas. Tras pasar por una jardinera permeable, el cultivo se verá claramente beneficiado si vertemos en ellos estas aguas ricas en grasas.

Actualmente, otro de los sistemas que se utiliza para reutilizar las aguas grises es el llamado “acolchado”. Para llevar a cabo este procedimiento se cavan zanjas y se rellenan de un material acolchado, que suele ser la corteza triturada de un árbol o bien paja u hojas. Al verter el agua, estos materiales entran en un proceso de compostaje y consiguen que los cultivos fructifiquen de forma más eficiente.

En las viviendas, la jurisdicción actual permite utilizar las aguas grises para su utilización en la cisterna del inodoro y para regar jardines. Para llevar a cabo este reaprovechamiento es necesario disponer de un sistema de reutilización adecuado, algo difícil de hacer en casa por las obras que puede suponer. Sin embargo, se convierte en una opción muy interesante a tener en cuenta en lugares como granjas.

Utilizar aguas grises, beneficioso para el medio ambiente

Utilizar aguas grises no sólo es beneficioso económicamente, sino que también tiene su impacto en el medio ambiente. Se calcula que mediantes los sistemas de reutilización de aguas grises se puede conseguir ahorrar entre un 30 y un 45 por ciento de agua potable. De esta manera estamos ahorrando una cantidad considerable de agua y estamos evitando el vertido de aguas contaminantes en ríos y mares, algo que beneficia enormemente al medio ambiente.

Comparte el artículo en redes sociales:

Otros artículos del blog