agua-congelada-hielo-invierno

El correcto mantenimiento de las tuberías en invierno

El mantenimiento de tuberías en invierno es una de las tareas principales a llevar a cabo en casa con la llegada de las bajas temperaturas y las heladas. El frío puede causar importantes daños en la instalación del agua de nuestra casa, provocando cortes en el suministro, gastos de reparación y consumos innecesarios. Por eso, la prevención es tu mejor aliada para que nada de esto ocurra.

¿Por qué las tuberías se dañan con el frío?

Cuando las temperaturas bajan de los 0 grados centígrados, el agua se congela, pasando así de un estado líquido a uno sólido. Además, se expande: el agua congelada ocupa más espacio que el agua líquida. Es este aumento el que puede provocar un incremento de la presión en las conducciones y comienza a producir pequeñas filtraciones hasta que, finalmente, tiene lugar la rotura.

El sistema de tuberías es es que más sufre con estos cambios, principalmente por circular por el exterior de la construcción o por zonas que no están suficientemente asiladas, de ahí la importancia de un correcto mantenimiento de tuberías en invierno. Los siguientes consejos pueden ayudarte a mantener en buen estado la red de saneamiento de tu hogar.

Mantenimiento de tuberías en invierno

  • Debes cubrir las tuberías con un material aislante: caucho, lana mineral, polietileno, caucho sintético… Después, debes utilizar una tela o goma gruesa para abrazar la tubería y que cumpla la función de aislante.
  • El contador del agua también puede sufrir los efectos del frío, por lo que también debes protegerlo con material aislante.
  • Debes guardar todas las mangueras de los jardines o terrazas, vaciar la conducción y cerrar las llaves de paso que llevan el agua a los grifos exteriores.
  • También debes sellar las grietas u orificios que detectes en las paredes de la vivienda cerca de las tuberías del agua.
  • En el caso de que hubiera una ola de frio extremo, es recomendable dejar un grifo goteando para permitir que el agua fluya y que no se bloquee la conducción del agua.
  • Por último, es útil abrir los armarios de debajo de los fregadores para permitir que circule en su interior el aire caliente de la vivienda.

Comparte el artículo en redes sociales:

Otros artículos del blog