Formas caseras de desatascar las tuberías

¿Se ha atascado la tubería de tu fregadero o lavabo y no sabes qué hacer? No te preocupes, a continuación te detallamos cuatro remedios caseros para que puedas solucionar este problema tú mismo:

1. El desatascador

También conocido como chupón, destapacaños, sopapo, destupidor, o simplemente ventosa, es una herramienta diseñada para realizar esa función. Si aún no sabes de qué estamos hablando, se trata de un mango con una ventosa en uno de los extremos.

Para utilizarlo, abre el grifo durante unos segundos hasta que haya un poco de agua en el fregadero o lavabo, pues nos servirá para sellarlo. Sella también el respiradero (que es el orificio que hay en todos los fregaderos o lavabos para evitar que se desborden) utilizando un trapo o similar.

A continuación, coloca la ventosa rodeando el desagüe y empieza a bombear moviendo el mango de arriba abajo, lo que provocará que la ventosa haga el efecto de vacío y el elemento que está obstruyendo la tubería se desplace.

Si una vez realizado ésto el agua vuelve a circular con normalidad, vierte una olla de agua con sal o vinagre hirviendo para que se disuelvan los restos que hayan quedado en las paredes de la tubería.

2. Bicarbonato, vinagre y sal

Llena un vaso de bicarbonato, que si no tienes puedes sustituirlo por sales de fruta o levadura química, pues provocan el mismo efecto. Llena otro medio vaso con vinagre y pon a hervir una olla de agua con un puñado de sal. Una vez tengas preparados los tres recipientes, comienza la operación. Vierte el vaso de bicarbonato (o sales o levadura química) por el desagüe y asegúrate de que se cuela todo por el orificio.

A continuación, vierte el vinagre, lo que provocará muchas burbujas. Deja que haga efecto unos 15 minutos. Puedes aprovechar este tiempo para hervir el agua.

Cuando haya pasado el tiempo, vierte toda el agua con sal de la olla que, al estar caliente disolverá la suciedad que haya quedado pegada en la tubería y dejará que el agua vuelva a fluir.

3. Un alambre en forma de “U”

Este método es uno de los más sencillos. Introduce el alambre curvo (con forma de “U”) por el desagüe hasta que hagamos contacto con la zona atascada y muévelo a los lados y de arriba abajo con cuidado de no soltarlo.

4. El sifón

El sifón es una válvula de plástico que suele ir debajo de los fregaderos y cuya función es la de evitar que se atasquen. Simplemente coloca un barreño debajo, desenróscalo y deja que caiga el agua con los residuos sólidos en el barreño.

Comparte el artículo en redes sociales:

Otros artículos del blog